Obturación por balonamiento en tuberías de gas

 

Obturación de tuberías de gas a media presión mediante balones hinchables

La obturación de flujos de gas en tubería mediante balones hinchables es una operación habitual, para redes con presiones de entre 100 y 300 mbar como máximo.
Hoy en día las presiones en distribución han aumentado hasta disponer en la mayoría de los casos de presiones del orden de 4 o 5 bar.
La técnica necesaria para una operación a estas presiones no tiene nada que ver con las mismas a presiones bajas. Una tubería de gas a 4 bar constituye un elemento que hay que conocer muy bien para proceder de forma segura.
La tecnología Torre® está siendo aplicada de forma muy controlada y proporciona unos resultados sumamente atractivos por seguridad, simplicidad y rapidez de la operación.

Notas técnicas

La posibilidad de obturar redes de gas a media presión posibilita operaciones que, o bien son largas, costosas y con tecnologías poco apropiadas, o bien que resultan imposibles por las características de la propia red y entonces hay que recurrir al cierre de válvulas sectoriales.
Actualmente la práctica habitual para inserción o reparación en tubería consiste en el pinzamiento de la misma. Esta técnica requiere realizar dos pinzamientos a cada lado del punto seleccionado, ventear los volúmenes de gas entre balones, y disponer de venteo continuo entre dichos balones ya que los pinzamientos no son estancos. Asimismo, debemos tener en cuenta que la técnica del pinzamiento es algo que se realiza “por falta de otra”: es decir la afectación mecánica de la tubería de PE es importante y en futuro puede presentar problemas.
En algunos casos, (diámetros de tubería mas grandes) ya no hay posibilidad de pinzar. En España por ejemplo, no se puede utilizar el pinzamiento en diámetros a partir de 160 mm. La solución en estas situaciones consiste en el cierre de válvulas, para aislar un punto determinado. Esto conlleva vaciar tramos importantes de tubería debiéndose quemar el gas. Asimismo conlleva una interrupción del suministro de gas, que resulta molesto para clientes y la propia compañía.
Las tuberías de gas utilizan velocidades de transmisión de hasta 30 m/s. En diámetros medios de 160 hasta 315 mm a esta velocidad y con presiones del orden de 4 bar, los volúmenes de gas trasegados son muy elevados y cualquier fuga puede resultar absolutamente crítica.

La obturación con tecnología Torre®

Grupo Torre lleva más de 20 años desarrollando sistemas para operaciones en redes de gas. Esto ha permitido acumular una experiencia notable, que se transforma en operaciones muy seguras, rápidas y sencillas.
Nuestro sistema consiste en equipos diseñados para introducir los balones en la tubería principal, pudiendo ser retirados a continuación y quedando solamente un tapón obturador de trabajo, a través del cual disponemos de manómetros de monitorización. De esta forma, una vez realizada la obturación con los cuatro balones colocados e hinchados, en la zanja no queda ningún equipo instalado y las condiciones de trabajo para realizar la inserción o reparación son perfectas. Asimismo, y como características propia del sistema, las fuga de los balones es inexistente, con lo que no hay que realizar venteo alguno ni combustión de gas fugante.

En la mayoría de los casos, antes de proceder a la operación de obturación Torre® instala un “by-pass” para garantizar el suministro continuado. Para ello se utiliza el sistema Supraflow® que permite instalar el “by-pass”, de hasta 160 mm, con interrupción de flujo “0” absoluto. De esta forma toda la operación se puede llevar a cabo sin ninguna afectación al consumidor.
La ausencia de venteo y combustión de gas es un plus de seguridad adicional. Por poca presencia de gas que haya, siempre constituye un factor de riesgo.
Todo el proceso discurre siguiendo un protocolo de máxima seguridad: todas las perforaciones se realizan a mano, los componentes metálicos que están con contacto con la tubería i en el momento de perforar con el gas, están diseñados para no permitir puentes de corrientes de ningún tipo, ni poder producir accidentalmente chispas.
Los balones de obturación están diseñados para soportar unas condiciones de trabajo que están muy lejos de los límites máximos. Estos balones se hinchan normalmente a un 50 / 60% por encima de la presión de la red. Estando dicha red a 4 bar, los balones se hinchan a 6 / 7 bar, y la presión máxima de utilización es de 12 bar. Pero hay que tener en cuenta que no se trata de la presión máxima soportable: en las pruebas realizadas en laboratorio, estos balones resisten por encima de 35 bar de hinchado, y para según que diámetros llegan a los 50 bar. Pero aun a estas presiones máximas, estos balones no pueden explotar ni rajarse. Su rotura se produce por pinzonamiento y esto conlleva una muy pequeña fuga que no aumenta. El hinchado se realiza siempre con N2 y no representa ningún riesgo. Pero debemos considerar que esto acaece a partir de los 35 bar y nosotros estamos trabajando, normalmente, a no más de 7 bar.
El sistema de equipos para estas operaciones es siempre el mismo, independientemente de los diámetros a obturar, lo que facilita el transporte de los mismos de un lado a otro.


 
Grupo Torre ha desarrollado y aplica regularmente sus tecnologías de obturación de flujo en redes de gas, constituyendo un adelanto tecnológico importante en lo que respecta a seguridad y rapidez, a la vez que disminuye el tiempo de operación y las molestias a usuarios.